Drogas y drogadicción >> regresa al menú  

Medicamentos Terapéuticos

El tratamiento para las personas que abusan de las drogas pero que aún no están adictos a ellas consiste muy frecuentemente en terapias de comportamiento, como psicoterapia, orientación psicológica, grupos de apoyo o terapia familiar.

Pero el tratamiento para los toxicómanos implica comunmente una combinación de medicamentos y terapias del comportamiento.

Los medicamentos son eficaces para contener el síndrome de abstención y las ansias de consumir la droga, reduciendo así el uso ilícito de drogas y aumentando la posibilidad de que el individuo permanezca bajo tratamiento.

El método primario de abstención con asistencia médica consiste en hacer que el paciente use otra droga comparable que produce un síndrome de abstinencia más leve, y en reducir después paulatinamente el medicamento sustituido hasta eliminarlo completamente.

Para el tratamiento de la abstinencia de opiáceos, el medicamento que se usa con mayor frecuencia es la metadona, que se toma oralmente una vez al día.

Los pacientes comienzan tomando la menor dosis posible que evite los síntomas más severos de la abstinencia y entonces la dosis se reduce poco a poco.

Los sustitutos pueden usarse también para asistir en la abstinencia de sedantes. Se le da al paciente otro sedante de acción duradera, y entonces éste se reduce poco a poco.

Una vez que el paciente pasa por la abstinencia, todavía existe un riesgo considerable de recaída. El paciente puede volver a tomar drogas aunque ya no tenga los síntomas físicos de la abstinencia.

Se está llevando a cabo una gran cantidad de investigación para encontrar medicamentos que puedan bloquear las ansias de consumir la droga y tratar otros factores que causan el regreso a la droga.

En este momento no hay medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar la adicción a cocaína, LSD, PCP, marihuana, estimulantes, inhalantes ni esteroides anabólicos.

Hay medicamentos, sin embargo, para tratar los efectos adversos a la salud que estas drogas producen, como convulsiones o reacciones psicóticas, y para la sobredosis de opiáceos. El objetivo principal de la investigación actual del NIDA es desarrollar un medicamento que sea útil en el tratamiento de la adicción a la cocaína.

Fuente:

Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA)

 

Derechos Reservados