Menú de notas semanales  

Cisticerco, un enemigo de terror

Vivir en áreas de riesgo, comer carne de puerco contaminada y mal cocida, frutas y vegetales regados con agua contaminada con Taenia sollium o Taenia saginata,  conocidos como cisticercos.

Está enfermedad también puede extenderse por contacto con personas infectadas o por contacto con materia fecal infectada.

El humano alberga en estado adulto al gusano, y es en ésta etapa en la cual el gusano produce huevos.

La pobre higiene es una de las más obvias formas de contaminarse. También es posible que el Proglótide de la tenia (uno de los segmentos de una tenia, que contiene los órganos reproductores) migre desde el intestino delgado al estómago y luego regresa al intestino delgado. Esto provoca que los huevos incuben causando una infección masiva de cisticercos.

El Proglótide puede movilizarse desde el ano y contaminar ropa, muebles, etc. o caer al suelo, esta contaminación puede ocurrir en ausencia de una visible contaminación por heces fecales.

Una vez que los huevos incuban en el intestino delgado, la larva penetra los tejidos del intestino para entrar al torrente sanguíneo. De esta forma la larva puede ser distribuida a cualquier órgano del cuerpo.

Un cisticerco adulto puede medir desde 5 milímetros de diámetro hasta 20 cm de diámetro.

La patología asociada a la cisticercosis depende de cuál órgano ha sido infectado y del número de cisticercos.

Es posible que pase inadvertida si ataca los músculos, pero por otro lado, un poco de cisticercos, inclusive uno, puede resultar en daños irreparables si afecta una área sensible del cuerpo. Por ejemplo, un cisticerco en el ojo puede causar ceguera, uno en la columna vertebral puede ocasionar parálisis, o uno en el cerebro puede ocasionar un daño neurológico traumático.

Para que estés bien

  • Nunca consumas carne de puerco en lugares poco higiénicos o en lugares donde no te garanticen carne controlada y sana.
  • Nunca comas carne de puerco a medio cocer.
  • Lava y desinfecta frutas y verduras.
  • Lávate las manos después de haber manipulado carne de res o cerdo, desinfecta la tabla o envase que estuvo en contacto con la carne.
  • Lávate las manos después de ir al baño y antes de comer.
  • Las evacuaciones de personas contaminadas deben ser eliminadas en un lugar seguro y desinfectar el lugar.
  • Si tienes alguna molestia en cualquier parte del cuerpo y eres asiduo a comer carne de puerco, coméntaselo a tu médico, en la actualidad hay métodos para detectar esta condición, como radiografías, Tomografía computarizada (TC) e Imágenes de resonancia magnética nuclear (RMN).

No olvides que la prevención y detección a tiempo pueden ayudarte a vivir mejor.

 

Derechos Reservados