Sistema Digestivo >> regresa al menú  

Dieta para el riñón

La alimentación es básica en los cuidados del riñón, ya que ésta, es la mayor influencia en su estado de salud. El tipo de alimentos es determinante, tanto para mejorar o empeorar alguna enfermedad renal.
Antes de poner en práctica cualquier régimen alimenticio especifico, se debe distinguir el tipo de patología y sobre todo la etapa en que se encuentra.

Algunos trastornos y tipo de alimentación recomendada.

  • Litiasis, lo más importante en este tipo de patología es la cantidad de agua que se ingiera para mantener una diuresis siempre abundante
  • Cálculos, una persona propensa a formar cálculos debe beber un vaso de agua natural cada 2 horas (o agua oligomineral, baja en sales minerales)

En cuanto a los alimentos, primero hay que determinar la naturaleza del ellos.

  • Cálculos de ácido úrico: Deberán restringirse todos los alimentos que favorecen su formación, como la carne, el pescado, el hígado, los sesos, las salchichas, las espinacas, los espárragos y el chocolate.
  • Cálculos de oxalato de calcio: Evitar una dieta vegetariana, o una dieta rica en frutas y verduras, limitándose también los hidratos de carbono (pastas, pan, papas, dulces y azúcar)
  • Para todos los tipos de cálculos están contraindicados el café, el té y las bebidas alcohólicas.
  • Insuficiencia renal: la etapa dietética comienza cuando la insuficiencia renal comienza a dar síntomas: se restringe entonces el aporte protéico que, sin embargo, sigue estando en proporción tanto de la capacidad residual funcional del riñón como a la edad y a la masa corporal del paciente, teniéndose cuidado de reponer la eventual pérdida de proteínas a través de la orina. Las proteínas permitidas son en su mayoría las del huevo, la leche y el queso, que tienen un alto valor biológico.  Cuando la insuficiencia renal está muy avanzada, el régimen alimenticio cambia, ahora rico en calorías y pobrísimo en proteínas, sobre todo de naturaleza vegetal.

La eliminación de la sal, se debe valorar en cada caso en específico.

Se debe eliminar cuando la insuficiencia implica hipertensión y retención salina, pero puede ser francamente nociva en aquellos enfermos cuya patología determine una pérdida descontrolada de sodio a través de la orina.

Para que estés bien

  • Tú médico (urólogo), es el más indicado para planificar tu dieta, según las características de tu enfermedad
  • Consume suficiente agua durante el día, para disminuir el riesgo de cálculos y limpiar tus riñones, ya que los gérmenes sobreviven en el riñón, sólo si la concentración salina es muy alta

 

Derechos Reservados