Ojos >> regresa al menú  

Función de la córnea

La córnea parece un cristal suave y transparente, es fuerte y muy durable.

La córnea ayuda al ojo de dos formas:

  • Actúa como escudo protector del ojo, lo protege del polvo, los gérmenes, y otros factores de riesgo. La córnea, comparte la tarea de protección al ojo, junto con el párpado, la órbita ocular, las lágrimas, y la esclerótica (parte blanca del ojo).
  • La córnea actúa como el lente más externo del ojo. Su función es como un cristal que controla el enfoque y la entrada de la luz al ojo. La córnea contribuye con el 65% a 75% de poder de enfoque del ojo.

Cuando la luz toca la córnea, la dobla o refracta dentro del cristalino. Después el cristalino reenfoca esa luz hacia la retina, una capa de tejido celular sensible a la luz que cubre la parte trasera del ojo, la cual comienza la transformación de luz hacia la visión.

 Para que puedas ver claramente, los rayos de luz deben ser enfocados por la córnea y el cristalino para caer exactamente en la retina. La retina convierte a los rayos de luz, en impulsos nerviosos, que son enviados a través del nervio óptico al cerebro, el cual los interpreta y transforma en imágenes.

El proceso de refracción es similar a la forma en que una cámara fotográfica toma una foto.

La cornea y el cristalino actúan como los lentes de la cámara. La retina es similar a la película o rollo. Si la imagen no es enfocada apropiadamente, el rollo (retina) recibe una imagen borrosa.

La córnea también sirve como filtro de los rayos solares más dañinos (ultravioletas UV). Sin esta protección, el cristalino y la retina estarían en alto riesgo de daños por la radiación ultravioleta.

 

Derechos Reservados